jueves, enero 29, 2009

Christian Dior Haute Couture 2009


Mientras la expectación teatral por el inicio de la Semana de La Alta Costura en París crecía a cada hora, tras bambalinas millares de orfebres de sueños retocaban con pinceladas multicolores la magnificencia de sus fantasías convertidas en realidad.


Si la Alta Costura escuda su desborde en la premisa de "hacer soñar", deshaciendose así de tendencias, modernidades y pragmatismos aburridos; entonces es Galliano para Dior quien siempre consigue resquebrajar el ánfora dorada de los sueños para dejar escapar rayos de luz.


Las creaciones de Galliano para el último desfile de Dior Haute Couture hacen suspirar. Suspirar por la genialidad policromática de las mujerzuelas a las que Galliano da un soplo de vida, como un genio, casi como un Dios. Suspirar por la niña re-convertida en reina: reina del exceso, amante del oro, los brocados, las plumas y el perfume de la Francia más lujuriosa y cortesana.


A cada taconazo se dibuja una nueva historia, que ya todos parecen conocer: la mutación deforme de la nobleza corroída por la caricatura del malsano lujo que hace soñar a miles de humanos que solo atinamos a suspirar. Y a seguir soñando...

Mr. eMe

1 comentario:

Piesitos dijo...

Viva Galliano y la madre que lo p****....!!!